Estas empresas ya viven en el metaverso de Zuckerberg

El Meta sueño prevé empresas enteras que operan en un mundo virtual. Muchos hicieron el cambio hace años, con resultados mixtos.

METAVERSO DE FACEBOOK, O El metaverso de Meta no solo se promociona como una mejor versión de Internet, sino que se lo considera una mejor versión de la realidad. Al parecer, " socializaremos, aprenderemos, colaboraremos y jugaremos " en un espacio virtual 3D interconectado que el cofundador y director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, describe como una " Internet incorporada ". Este espacio, afirma Zuckerberg, no será creado por una sola empresa, sino por una red de creadores y desarrolladores. Primer problema: el 91 por ciento de los desarrolladores de software son hombres. Segundo problema: has estado viviendo en una versión del metaverso durante años y, habiendo asumido el control de los videojuegos, ahora viene para el mundo del trabajo.

Metaverso de Facebook: psicólogos advierten sobre brote de psicosis

Los psicólogos creen que el metaverso de Facebook podría tener un impacto devastador en las personas con trastornos mentales relacionados con la psicosis y la esquizotipia.

El innovador tecnológico multimillonario Mark Zuckerberg desveló el metaverso de Facebook en un discurso de inmersión en el que, por primera vez, pudimos vislumbrar el futuro de la tecnología social .

En algún lugar de los próximos años, Internet ya no existirá dentro de los límites de la resolución de pantalla de nuestros dispositivos electrónicos. Como dijo Zuckerberg, las redes sociales se transformarán en realidad virtual y nosotros, los usuarios, tendremos los medios para entrar y salir de este entorno surrealista.

Inteligencia artificial en psicología: 5 ejemplos revolucionarios

 Inteligencia artificial en psicología: 5 ejemplos revolucionarios

             Jeremy Sutton, Ph.D.

 El primer chatbot, ELIZA , fue creado por Joseph Weizenbaum del MIT ya en 1966.

El nombre de Eliza Doolittle de la obra de teatro Pygmalion de George Bernard Shaw , este software conversacional temprano imitaba a un psicoterapeuta (Weizenbaum, 1976; Mullins, 2005).

Si bien su inteligencia era limitada, simplemente reformulando las frases de los pacientes como preguntas, Eliza demostró ser increíblemente convincente.

Su guión más famoso, DOCTOR, simula con éxito al reconocido psicólogo Carl Rogers (ELIZA, sf).

Paciente: Soy infeliz.

ELIZA: ¿Puede explicar qué le hizo infeliz?

En ese momento, fue el siguiente paso en un viaje mucho más largo hacia el software inteligente y la inteligencia artificial (IA).

Este artículo explora los desarrollos recientes de la IA en psicología y su potencial futuro.

Antes de continuar, pensamos que le gustaría descargar nuestros tres ejercicios de psicología positiva de forma gratuita . Estos ejercicios basados en la ciencia explorarán los aspectos fundamentales de la psicología positiva, incluidas las fortalezas, los valores y la autocompasión, y le brindarán las herramientas para mejorar el bienestar de sus clientes, estudiantes o empleados.

Este artículo contiene:

             El papel de la inteligencia artificial en psicología

             5 ejemplos de uso de la IA en psicología

             Cómo utilizar la IA para pruebas psicológicas

             Uso de la inteligencia artificial en psicología cognitiva

             Las 5 mejores aplicaciones de psicología basadas en inteligencia artificial

             5 Grados en Inteligencia Artificial y Psicología

             Recursos relevantes de PositivePsychology.com

             Un mensaje para llevar a casa

             Referencias

El papel de la inteligencia artificial en psicología

Nuevas tecnologías aplicadas a la psicología

 Las tecnologías que transformarán la psicología clínica


https://www.psyciencia.com/las-nuevas-tecnologias-que-transformaran-la-psicologia/


Aunque pueda parecer una verdad de Perogrullo, el sufrimiento es una experiencia constitutiva de la existencia humana. En rigor, el sufrimiento es tan antiguo como la humanidad misma. Millones de personas sufren cotidianamente intentando hacer frente a los obstáculos a los que se enfrentan para llevar adelante sus respectivos planes de vida.


Pero… ¿Qué se ha hecho a lo largo de la historia para aliviar el sufrimiento humano? Desde tiempos remotos, distintas propuestas religiosas, filosóficas e incluso innumerables intentos legos han propuesto distintos caminos para abordar los problemas a los que las personas se enfrentan para organizar la realidad de forma coherente, mejorar de este modo la experiencia de control y reducir como corolario el malestar subjetivo.


Sin embargo, ha sido el enfoque científico el que ha logrado examinar de modo sistemático las causas, formas y manifestaciones de las disfunciones mentales (psicopatología), generar instrumentos para medir lo más objetivamente posible (dentro de sus limitaciones) los estados mentales (evaluación) y finalmente producir un vasto conjunto de herramientas para intervenir y mejorar la calidad de vida de las personas que sufren (por ejemplo, la psicoterapia).



En particular, en el siglo pasado hemos experimentado el surgimiento de ciento de propuestas que mostraron (hasta cierto punto) ser eficaces para el tratamiento de distintos trastornos mentales. Miles de artículos, libros y manuales recopilan la evidencia disponible, con una creencia cada vez más generalizada de que la psicología clínica y en particular la psicoterapia posee herramientas para resolver situaciones muy diversas que provocan un alto nivel de sufrimiento y malestar subjetivo.


Pero no todo lo que brilla es oro. A pesar de los indiscutibles avances que ha tenido la psicología clínica como disciplina, está lejos de ser una panacea. La prevalencia de los trastornos mentales sigue en aumento, con algunas condiciones, como la depresión, que continúan en franco aumento. Aunque la cantidad de estudios se hayan multiplicado, no es análogo el entendimiento que se posee respecto de las distintas condiciones clínicas, los modos de evaluarlos y como consecuencia los modos de intervención.


Y aunque se disponga de una plétora de tratamientos que demuestran ser eficaces, se sabe muy poco acerca de cómo funcionan estos tratamientos, lo que en muchos casos significa que no es posible saber exactamente qué deben hacer los terapeutas para ayudar a sus pacientes.



En otros casos, la investigación es más concluyente y, por lo tanto, es más claro cómo proceder. Sin embargo, existen también problemas de diseminación para los cuales el conocimiento disponible no puede aplicarse adecuadamente en contextos naturales como hospitales, centros de atención primaria, consultorios privados, etc. El hecho de que exista una brecha entre la investigación y la práctica no algo nuevo.


Son herramientas que permitirían maximizar la calidad de las intervenciones en todas las dimensiones intervinientes del fenómeno clínico


Ahora bien, si uno piensa una imagen asociada con palabras como “psicoterapia”, “tratamiento psicológico” o “psicología clínica”, ¿cuál viene a la mente? Lo más probable es que algo como esto:


Un terapeuta y un paciente, uno frente al otro, en una disposición dialógica.



En 2011, dos conocidos psicólogos estadounidenses (Alan Kazdin y Stacey Blase) publicaron un artículo titulado Rebooting Psychotherapy Research and Practice to Reduce the Burden of Mental Illness. Su argumento central es que sí bien la idea clásica de la diada terapeuta-paciente puede ser la modalidad más eficaz y la más aceptada por los pacientes, es necesario incorporar otros modos de actuación para poder alcanzar personas que no tienen acceso a ningún tipo de tratamiento psicoterapéutico. Para ello, plantean la potencialidad de las nuevas tecnologías, fundamentalmente a través de los teléfonos móviles e Internet.


En efecto, en los últimos años se han desarrollado un conjunto diverso de tecnologías que han comenzado a ser testeadas y utilizadas en el terreno clínico y que prometen modificar estructuralmente el modo en el que se llevan a cabo los tratamientos terapéuticos. Pero además, los distintos desarrollos tecnológicos, en caso de logar que se articulen adecuadamente en la práctica clínica, son herramientas que permitirían maximizar la calidad de las intervenciones en todas las dimensiones intervinientes del fenómeno clínico: maximización de los resultados, de la relación costo-beneficio, del cuidado de terapeutas, etcétera.


Es necesario incorporar otros modos de actuación para poder alcanzar personas que no tienen acceso a ningún tipo de tratamiento psicoterapéutico


A continuación, se presentan cinco puntos que pueden ser particularmente potenciados a través de la integración de diversos desarrollos tecnológicos:



Personalización de los tratamientos

La toma de decisiones clínicas debería realizarse, idealmente, en función de los perfiles individuales de los pacientes. Históricamente esto ha constituido una fuente de gran controversia dado que el patrón de oro (gold standard) de los tratamientos psicológicos han sido los Ensayos Controlados Aleatorizados (ECA), llevados a cabo en ámbitos experimentales y por lo tanto manipulando las variables tanto como sea posible.


Este enfoque, principalmente derivado de la medicina, ha generado fuertes controversias como diseño para probar la efectividad de la psicoterapia. Principalmente, se argumenta que los resultados obtenidos de los ECA arrojan como resultado la eficacia en grupos muy específicos que luego poco tienen que ver con las poblaciones que efectivamente consultan en contextos clínicos reales. Además, dada la cuestionada validez de las categorías diagnósticas clásicas, la supuesta utilidad de un tratamiento para un trastorno específico se vuelve incierta en tanto personas que son diagnosticadas con una misma etiqueta pueden divergir en innumerables variables clínicas y sociodemográficas que son determinantes para el curso de un tratamiento.


En otras palabras, dos personas diagnosticadas con el mismo trastorno pueden compartir algunas características sintomáticas, pero pueden diferir marcadamente en la etiología, la fenomenología y las conductas disfuncionales. Además, e igualmente importante, las necesidades clínicas cotidianas vuelven inviable poder adherirse a lo que los protocolos de intervención estipulan que se debe realizar. Esto ha derivado en el desarrollo de guías clínicas para trastornos específicos que no son adecuadas para lidiar con las situaciones que presentan los pacientes. La investigación ha mostrado que los terapeutas suelen apelar a la intuición y la experiencia clínica para adaptar esas reglas generales obtenidas en el laboratorio a los casos singulares que se presentan en la práctica, y por lo tanto los enjundiosos esfuerzos de los investigadores quedan muchas veces destinados a la mera endogamia científica.



Recolección masiva de datos, sumado a los desarrollos estadísticos vinculados con la minería de datos, promete ayudar a proporcionar datos clínicos relevantes e intervenciones más personalizadas


Además de que es necesario repensar el modo en que se realiza la práctica clínica de un modo desarticulado entre investigadores y clínicos, existen diversos desarrollos tecnológicos que prometen colaborar a mejorar la articulación entre ciencia y práctica. Actualmente, hay 2.32 billones de personas en el mundo que usan teléfonos inteligentes (smartphones). De esta forma, por ejemplo, los desarrollos de biosensores o de evaluación ecológica momentánea (EMA por sus siglas en inglés), también conocidos como métodos de muestreo experiencial, diarios electrónicos o evaluación ambulatoria, pueden permitir la recopilación de una gran cantidad de datos con mayor representatividad de lo que le ocurre a las personas en su vida real y que a su vez pueden analizarse mediante nuevos métodos estadísticos. Este tipo de recolección masiva de datos, sumado a los desarrollos estadísticos vinculados con la minería de datos, promete ayudar a proporcionar datos clínicos relevantes e intervenciones más personalizadas.

¿Qué tan buena es la terapia cognitivo-conductual basada en Internet (iCBT)?

Sinopsis: La terapia cognitivo-conductual basada en Internet (iCBT) es una versión computarizada de la terapia cognitivo-conductual (CBT) que se ofrece a través de Internet. Este artículo aborda las preguntas difíciles que tienen los críticos sobre iCBT, la investigación que respalda su beneficio, el impacto que puede tener en las comunidades y quiénes pueden beneficiarse del tratamiento.


POR LEN LANTZ, MD 


Descargo de responsabilidad: Sí, soy médico, pero no soy su médico y este artículo no crea una relación médico-paciente. Este artículo tiene fines educativos y no debe considerarse un consejo médico. Debe consultar con su médico antes de confiar en esta información. Esta publicación también contiene enlaces de afiliados. Haga clic en este ENLACE para obtener el descargo de responsabilidad completo.


¿QUÉ ES CBT?

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es posiblemente una de las formas más efectivas de psicoterapia cara a cara. Tiene un límite de tiempo, se centra en el desarrollo de habilidades y trabaja para reequilibrar los pensamientos. La mayoría de las veces que una persona experimenta una emoción, como la felicidad o la ansiedad, un pensamiento precedió y desencadenó la emoción. Las emociones crónicas no deseadas que son desproporcionadas con las situaciones generalmente son causadas por pensamientos desequilibrados recurrentes. La TCC trabaja para reequilibrar o reemplazar los pensamientos desequilibrados y da como resultado que una persona tenga respuestas emocionales que estén más en sintonía con las circunstancias de su vida. Esto a menudo conduce a una reducción sustancial de la tristeza, la ansiedad y la ira excesivas. Para obtener más información sobre la TCC, consulte mi artículo, “ Terapia cognitivo-conductual (TCC): ¿la terapia más eficaz? ”.


¿QUÉ ES ICBT?

Los investigadores han estado buscando formas de utilizar las primeras computadoras de acceso limitado para ayudar en las terapias conductuales desde la década de 1980 (Burnett, et al. Journal of Consulting and Clinical Psychology . 1985; Baer L, et al. Journal of Behavior Therapy and Experimental Psychiatry.. 1988). Según el Dr. John Greist, quien comenzó a investigar la TCC basada en computadora en 1981, el liderazgo psiquiátrico nacional inicialmente se resistió a los investigadores que estudiaban la TCC basada en computadora. El Dr. Greist, uno de los autores del estudio Thrive que se describe a continuación, informó que “el programa original de terapia cognitiva conductual administrada por mini computadora (cCBT) de Paulette Selmi se estudió en un ECA de 1983 y tuvo un tamaño de efecto grande (1.37) equivalente a la de un médico excelente (1,26) en comparación con un control en lista de espera. El resultado fue tan resistido por los revisores psicoanalíticos del American Journal of Psychiatry que no se publicó allí hasta 1990 [Selmi, et al. Revista estadounidense de psiquiatría . 1990], después de que se hubieran retirado o muerto suficientes revisores ".


A medida que Internet se ha expandido, estas costosas terapias basadas en computadora han dado paso a la Terapia cognitivo-conductual basada en Internet (iCBT) de bajo costo, como un medio para aumentar la accesibilidad a las terapias asistidas por computadora y reducir los costos. Existen diferentes formas de iCBT que utilizan las mismas estrategias que la TCC convencional y pueden implicar la interacción con un terapeuta capacitado o ser completamente automatizadas. iCBT puede involucrar muchas actividades, como ver videos, leer sobre estrategias útiles, hacer ejercicios de equilibrio de pensamientos, participar en actividades para reducir el estrés y hacer un seguimiento del progreso.


¿EL OBJETIVO DE ICBT ES REEMPLAZAR A LOS TERAPEUTAS?

No. El iCBT está destinado a complementar, respaldar y aumentar la CBT de alta calidad disponible. Desafortunadamente, muchas personas que desean y podrían recibir ayuda de la TCC no pueden encontrarla en sus comunidades, asistir a sesiones de terapia cuando los terapeutas están disponibles o pagar el costo de la terapia. Sin embargo, vale la pena considerar dónde las psicoterapias basadas en Internet podrían dejar a los psicoterapeutas en el futuro. Con el surgimiento de la inteligencia artificial (IA), algunos han expresado su preocupación de que haya un movimiento para eliminar el componente humano de la psicoterapia y acelerar la humanidad hacia un futuro distópico computarizado o dominado por la IA. Las computadoras que reemplazan a los humanos es una preocupación legítima; sin embargo, un componente crítico de muchas formas de psicoterapia es la expresión de empatía (empatía humana) de los terapeutas hacia los pacientes. También es importante tener en cuenta que iCBT solo es posible debido a los enfoques más formulados que se encuentran en la terapia conductual y la terapia cognitivo-conductual. La terapia basada en Internet para otras formas de psicoterapia sería mucho más difícil de lograr.


Cuando se investiga la TCC, los terapeutas deben seguir un manual. Esto potencialmente restringe a los terapeutas a tal grado que podrían sentir que se han convertido en un robot para administrar la terapia. Muchos terapeutas que conozco que están altamente capacitados en TCC no usan un manual ni siguen los enfoques de manera rígida, sino que utilizan un enfoque que combina varias formas diferentes de psicoterapia basada en la evidencia. Puede ser muy difícil en algunas comunidades, especialmente en las más pequeñas, encontrar un terapeuta que esté dispuesto a seguir un protocolo de TCC puro en la terapia. Entonces, si la mayoría de los terapeutas no están abiertos a adherirse estrictamente a los protocolos de la TCC, ¿por qué no delegar ese trabajo en una computadora?


Aunque la IA se está volviendo cada vez más avanzada, los humanos casi siempre quieren y necesitan la ayuda de otros humanos cuando atraviesan tiempos difíciles. Por lo tanto, es más probable que las terapias basadas en Internet continúen complementando la fuerza laboral de psicoterapia existente en lugar de reemplazarla.


¿ES ICBT LA AUTOAYUDA, UNA INTERVENCIÓN TERAPÉUTICA O UNA PSICOTERAPIA?

El movimiento de autoayuda se remonta a más de 100 años hasta el escritor James Allen, mejor conocido por su libro As a Man Thinketh , y sus predecesores. Las intervenciones de autoayuda pueden o no estar basadas en la ciencia y rara vez han sido aprobadas en un proceso de investigación revisada por pares. Por ejemplo, Tony Robbins, un gurú de la autoayuda popular en la actualidad, tiene muchos productos de autoayuda. Si bien puede haber ayudado a muchas personas, lo que ofrece no se considera psicoterapia ni se considera una intervención terapéutica basada en la ciencia.


En contraste, varios investigadores basados ​​en la ciencia han desarrollado enfoques de psicoterapia basados ​​en evidencia y luego escribieron libros para el público en general sobre estos enfoques. Sus libros de autoayuda eran esencialmente una forma previa a Internet de hacer llegar sus ideas, estrategias y ejercicios útiles a las masas. A continuación se muestran algunos ejemplos de investigadores, sus enfoques de psicoterapia y sus libros para laicos.



Curiosamente, se ha encontrado en varios estudios que el libro Feeling Good del Dr. Burns tiene un impacto positivo significativo como biblioterapia (McKendree-Smith, et al. Journal of Clinical Psychology . 2003). Si bien la biblioterapia puede ser muy útil y podría llegar al nivel de convertirse en una intervención terapéutica basada en la ciencia, no se considera psicoterapia.


Entonces, ¿iCBT es una intervención terapéutica o de autoayuda? iCBT cae en una pequeña zona gris. Una computadora no reemplaza a un terapeuta. La iCBT ciertamente es terapéutica y puede considerarse un tratamiento o una intervención, pero sin el terapeuta humano, es difícil argumentar que es psicoterapia. Para realizar la psicoterapia, los terapeutas deben lograr una cantidad significativa de educación y capacitación y estar certificados y autorizados para brindar el tratamiento. iCBT sin terapeuta es un programa informático que sigue un protocolo. Al mismo tiempo, la eficacia de iCBT está mucho más probada científicamente que las estrategias típicas de autoayuda.


Con la gran cantidad de investigaciones que demuestran su eficacia, concluiría que iCBT se clasifica en algún lugar entre la psicoterapia y una intervención terapéutica basada en la ciencia. Con la participación de un terapeuta de CBT, los entusiastas podrían pensar fácilmente que iCBT es psicoterapia. Sin embargo, menos el elemento humano de un terapeuta CBT, los críticos podrían argumentar que iCBT es una intervención terapéutica basada en la ciencia, no una forma de psicoterapia. Como sea que lo llamemos, iCBT es útil para muchos que lo usan.


INVESTIGACIÓN SOBRE LA EFICACIA DE ICBT

Dado que es valioso aprender y practicar las estrategias de la CBT convencional, no debería sorprender que la iCBT también haya demostrado ayudar a muchas enfermedades. Existe una gran cantidad de artículos de investigación (Andrews, et al. Journal of Anxiety Disorders . 2018) que muestran la eficacia de iCBT con un terapeuta y / o iCBT autoguiado en las siguientes condiciones:


Trastornos de ansiedad: en una amplia revisión de 37 estudios sobre el uso de iCBT para los trastornos de ansiedad, se encontró que “se encontró que la iCBT era proporcional a la terapia cognitivo-conductual cara a cara, ya sea administrada individualmente o en formato grupal” (Mewton, et al. Investigación en psicología y manejo de la conducta.2014 )


Trastorno de estrés postraumático (PTSD) (Spence, et al. Journal of Affective Disorders.2014 )


Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) (Andersson, et al. Medicina psicológica . 2012)


Trastorno de pánico (Hedman, et al. Acta Psychiatrica Scandinavica . 2013)


Trastorno de ansiedad social (Alaoui, et al. Journal of Consulting and Clinical Psychology.2015 )


Trastorno de ansiedad generalizada (Hobbs, et al. Journal of Anxiety Disorders.2017 )


Fobia específica (Vigerland, et al. Terapia cognitivo-conductual . 2013)


Suicidalidad: un metanálisis de 2020 de iCBT mostró que "la ideación suicida se redujo significativamente en comparación con los controles después de la intervención en los 6 ensayos" y que "considerando su alta escalabilidad, las intervenciones de iCBT tienen el potencial de reducir la mortalidad por suicidio" (Büscher, et al. JAMA Red Abierta.2020).


Depresión: en un metanálisis de 13 estudios de iCBT autoguiado en comparación con controles, se descubrió que el tratamiento con iCBT es significativamente más eficaz para tratar la depresión (Karyotaki, et al. JAMA Psychiatry . 2017).


Insomnio: un metanálisis de 14 estudios encontró pruebas sólidas de que la iCBT para el insomnio (ICBT-i) es eficaz y duradera (Ye, et al. BMJ Open . 2016).


¿QUIÉN DICE QUE SE NECESITA ICBT?

No todas las personas que necesitan ayuda están interesadas o pueden participar en la CBT cara a cara. Existen varias barreras potenciales con la CBT cara a cara (ya sea en persona o por video) que se pueden abordar más fácilmente con iCBT:

El valor de iCBT se ha demostrado en el gran estado rural de Montana. Montana ha tenido una de las tasas de suicidio más altas de EE. UU. Durante décadas. Montana es un enorme estado fronterizo rural con una población de 1 millón de personas. Una de las estrategias que Montana ha estado investigando en el Centro de Investigación y Recuperación de Salud Mental (CMHRR) para reducir su alta tasa de suicidios es el uso de iCBT. Puede obtener más información sobre Thrive for Montana haciendo clic en este ENLACE (no tengo afiliaciones financieras con CMHRR, Thrive o Waypoint Health).


El estudio Thrive en Montana utilizó iCBT autoguiado sin contacto con el terapeuta y mostró mejoras sustanciales en 8 semanas en depresión, ansiedad, funcionamiento, resiliencia y pensamiento suicida, con beneficios a las 8 semanas que persisten o aumentan a los 12 meses de seguimiento (Schure , McCrory, Tuchscherer Franklin, Greist, Striegel Weissman. Revista de investigación médica en Internet . 2020). La magnitud de la mejora en la gravedad de los síntomas de depresión con Thrive fue el doble que la encontrada con los medicamentos antidepresivos en ensayos a corto plazo (Hengartner, et al. PLOS One . 2020). Los hallazgos de la investigación han sido tan sólidos que el estado de Montana, a través del Departamento de Salud y Servicios Humanos (DPHHS), actualmente está pagando para que los habitantes de Montana tengan acceso a Thrive iCBT de forma gratuita.! Creo que este es un gasto de dólares de los impuestos estatales muy sabio y de alto rendimiento.


UNA HISTORIA SOBRE CÓMO HACER ICBT EN LAS ZONAS RURALES DE AMÉRICA

“Joe” era un nativo americano de 39 años que vivía en su rancho en una nación indígena americana, lo que la gente suele llamar una reserva. Si bien la vida podía ser difícil en Indian Country, era su hogar y no quería vivir en ningún otro lugar. Había experimentado muchos altibajos en la vida y sentía que había luchado una y otra vez con la depresión desde un año después de la escuela secundaria cuando murió su madre. Su pérdida no solo lo golpeó con fuerza, sino que sintió que estaba solo al cuidar de sus familiares, varios de los cuales estaban luchando solo para sobrevivir.

Pasó por un divorcio el año pasado, y su depresión se apoderó tanto como cuando murió su madre, y no estaba mejorando. La semana pasada, habló con su médico de atención primaria en Indian Health Services (IHS), quien le dijo que podía reunirse con un terapeuta por video, y Joe se rió. "¡Vamos, Doc!" dijo: “No funcionará. Sabes que Internet apesta al Rez. Las velocidades más rápidas que tenemos están en la ciudad aquí e incluso eso es lento. Y me toma 40 minutos llegar aquí desde el rancho. Además, ¡tengo que trabajar! No desperdicio la luz del día ".

Joe pensó que tendría que darle más tiempo a su depresión para mejorar, pero anoche tuvo una crisis. Había pensado mucho en el suicidio durante el último año, pero anoche en realidad estaba planeando hacerlo. Debe haber surgido algún tipo de impulso de autoconservación porque, desesperado, llamó a su tía Sarah. Se acercó al rancho de inmediato, pero también llamó a la Policía Tribal. Le sorprendió que no le molestara que ella llamara a la policía. La policía tribal recomendó que un profesional de salud mental lo evaluara en la sala de emergencias, pero Joe se negó. Le preocupaba que pudiera ser hospitalizado y luego, ¿quién cuidaría de sus animales? Sarah se ofreció a quedarse en su casa con él toda la noche para asegurarse de que estuviera a salvo. Toda la situación le pareció un poco surrealista a Joe.

Antes de que la Policía Tribal se fuera, le pidieron que fuera a ver a su médico de atención primaria a la mañana siguiente y le entregaron una tarjeta de presentación con la dirección de un sitio web. El oficial dijo: “Joe, esta es una herramienta para lidiar con tu depresión. También puede ayudarlo con los pensamientos suicidas. Es como una terapia en línea sin el terapeuta, llamada iCBT, y puede trabajar a su propio ritmo. Funciona con velocidades lentas de Internet y es gratis porque la Tribu y el Estado lo pagan. Usted deberia comprobar esto."

Joe estaba un poco aturdido. Los policías fueron realmente agradables. Sarah fue de gran ayuda y pasó la noche en su casa para asegurarse de que él estuviera a salvo. Por la mañana, parecía que la crisis había terminado. Después de levantarse, preparó un café y encendió la computadora. Por lo que podía decir, el sitio web de iCBT parecía que iba a funcionar, a pesar de la baja velocidad de Internet en el rancho. Vio el primer video que, aunque tardó en descargarse, finalmente se reprodujo y le dio un poco de esperanza. Cuando fue a ver a su médico en IHS más tarde esa mañana, le mostró a su médico la tarjeta que recibió de la Policía Tribal y dijo: “Doc, tal vez pueda compartir esto con algunas de las personas que vea. Creo que podría funcionar para mí ".


CONSIDERANDO ICBT PARA USTED O UN SER QUERIDO


iCBT está ayudando a muchas personas en todo el país, especialmente a aquellas que tienen problemas para acceder a un terapeuta de CBT. Las personas que ya han recibido un curso de psicoterapia y desean mejorar sus habilidades pueden encontrarlo útil. iCBT también puede ayudar a hombres y mujeres que simplemente no están dispuestos a ir a terapia pero saben que necesitan ayuda. El costo es una barrera menor con iCBT y puede ayudar a las personas que actualmente no están conectadas con un terapeuta. Si los estilos tradicionales de terapia no son los adecuados o existen demasiados obstáculos para realizar la terapia tradicional, iCBT podría ser la solución correcta.


https://psychiatryresource.com/articles/internet-based-cognitive-behavioral-therapy-icbt

Aceptabilidad de la terapia cognitivo-conductual computarizada para adultos: revisión de paraguas

 Aceptabilidad de la terapia cognitivo-conductual computarizada para adultos: revisión de paraguas


La mala salud mental presenta un importante problema de salud pública. Una posible solución parcial que está recibiendo cada vez más atención es la terapia psicológica proporcionada por computadora, particularmente durante la pandemia de COVID-19 cuando los sistemas de atención médica se trasladaron a la prestación de servicios remotos. Sin embargo, la terapia cognitivo-conductual computarizada (cCBT) requiere una participación activa por parte de los usuarios del servicio, y una baja adherencia puede minimizar la efectividad del tratamiento. Por lo tanto, es importante investigar la aceptabilidad de cCBT para comprender los problemas de implementación y maximizar los beneficios potenciales.


Objetivo:

Este estudio tuvo como objetivo producir una evaluación crítica de las revisiones publicadas sobre la aceptabilidad de cCBT para adultos.


Métodos:

Una revisión general informada por la metodología del Instituto Joanna Briggs (JBI) identificó revisiones sistemáticas sobre la aceptabilidad de cCBT para los trastornos mentales comunes en adultos. La aceptabilidad se puso en práctica en términos de aceptación, abandono o finalización del tratamiento cCBT; factores que facilitaron o impidieron la adherencia; e informes sobre la experiencia y satisfacción de los usuarios, cuidadores y profesionales sanitarios con cCBT. Se realizaron búsquedas en las bases de datos utilizando términos de búsqueda informados por investigaciones relevantes publicadas. La selección de la revisión y la evaluación de la calidad fueron guiadas por la metodología del JBI y la herramienta AMSTAR y realizadas de forma independiente por 2 revisores.


Resultados:

Las búsquedas sistemáticas de bases de datos identificaron 234 títulos y 9 revisiones (que cubrieron 151 estudios únicos) cumplieron con los criterios. La mayoría de los estudios estaban compuestos por usuarios de servicios con depresión, ansiedad o, específicamente, trastorno de pánico o fobia. La operacionalización de la aceptabilidad varió entre las revisiones, lo que dificulta la síntesis de los resultados. Hubo un número similar de programas cCBT guiados y no guiados; El 34% de los usuarios guiados y el 36% de los no guiados abandonaron; y la orientación incluyó soporte por correo electrónico, teléfono, cara a cara y foros de discusión. El cCBT guiado fue completado en su totalidad por el 8% -74% de los participantes, mientras que el 94% completó un módulo y el 67% -84% completó algunos módulos. El cCBT no guiado fue completado en su totalidad por el 16% -66% de los participantes, mientras que el 95% completó un módulo y el 54% -93% completó algunos módulos. La cCBT guiada pareció estar asociada con la adherencia (sostenida por teléfono). Una preferencia por la CBT cara a cara en comparación con la cCBT (en particular para los usuarios que informaron sentirse aislados), problemas de entrega de Internet o computarizados, percepciones negativas sobre la cCBT, baja motivación, demasiado ocupado o no tener suficiente tiempo y circunstancias personales se expresaron como razones para abandonar la escuela. Sin embargo, algunos usuarios favorecieron la naturaleza anónima de la cCBT, y la capacidad de realizar la cCBT en su propio tiempo se consideró beneficiosa, pero también llevó a evitar la cCBT. No hubo evidencia concluyente de una asociación entre las variables sociodemográficas, el estado de salud mental y la adherencia o abandono de la cCBT. Los usuarios tendían a estar satisfechos con cCBT, informaron mejoras en la salud mental y recomendaron cCBT. En general,


Conclusiones:

La revisión indicó que “una talla no se ajusta a todos” con respecto a la aceptabilidad de la cCBT y que se requiere la adaptación individual de la cCBT para aumentar el alcance, la aceptación y la adherencia de la población y, por lo tanto, brindar beneficios de tratamiento y mejorar la salud mental.


https://mental.jmir.org/2021/7/e23091


La eficacia de la terapia cognitivo-conductual asistida por computadora (cCBT) sobre las respuestas psicobiológicas y los resultados perioperatorios en pacientes sometidos a cirugía funcional endoscópica de los senos nasales: un ensayo controlado aleatorizado

 Publicado: 19 de agosto de 2021


La eficacia de la terapia cognitivo-conductual asistida por computadora (cCBT) sobre las respuestas psicobiológicas y los resultados perioperatorios en pacientes sometidos a cirugía funcional endoscópica de los senos nasales: un ensayo controlado aleatorizado


Yang Yang ,Yuling Li ,Haibin Zhang ,Yong Xu yBinquan Wang 

Medicina perioperatoria volumen 10 , Número de artículo:  28 ( 2021 ) Citar este artículo

Abstract

FondoLa cirugía funcional endoscópica de los senos nasales (FESS) es necesaria para minimizar el sangrado y mantener un campo operatorio despejado durante la cirugía, por lo que es importante tener ansiolíticos preoperatorios y una hemodinámica estable. La evidencia inicial sugiere que la terapia cognitivo-conductual (TCC) es eficaz para minimizar el estrés relacionado con la cirugía y acelerar la recuperación. El estudio tuvo como objetivo evaluar la eficacia de un programa de TCC asistida por computadora (cCBT) recientemente desarrollado sobre las respuestas psicobiológicas relacionadas con la cirugía en pacientes sometidos a FESS.


Métodos

Los participantes fueron asignados a un grupo CCBT (cCBT; n = 50) o un grupo UC (atención habitual; n = 50) mediante una tabla de números aleatorios. El Inventario de Ansiedad Estatal (SAI), el Cuestionario de Salud del Paciente-9 (PHQ-9), la Escala de Insomnio de Atenas (AIS), la presión arterial sistólica (PAS), la presión arterial diastólica (PAD) y la frecuencia cardíaca (FC) se evaluaron antes de la intervención. (T1), 1 h antes de la operación (T2), en el postoperatorio 48 h (T3) y 96 h (T4: después de la intervención completada) respectivamente. La hormona del estrés se analizó en T1 y T2. Se registró la duración de la cirugía, la anestesia y la unidad de cuidados postanestésicos (PACU). Los participantes completaron una encuesta de satisfacción sobre los servicios de enfermería antes del alta.


Resultados

En comparación con el grupo UC, las puntuaciones SAI en T2 y las puntuaciones AIS en T3 fueron más bajas en el grupo CCBT ( p < 0,01 yp = 0,002). La tasa positiva de participantes con ansiedad moderada y grave (puntuación SAI> 37) en T2 fue menor (72% frente a 88%, p = 0,04); los niveles de cortisol, PAS, PAD y FC en T2 en el grupo CCBT fueron menores ( p = 0.019 y todos p <0.01); la duración de la anestesia y la PACU fue menor ( p = 0,001 yp <0,01); el grupo CCBT mostró puntuaciones de satisfacción más altas.


Conclusión

El programa cCBT recientemente desarrollado fue un tratamiento complementario no farmacológico eficaz para mejorar las respuestas psicosomáticas relacionadas con la cirugía y los resultados perioperatorios.

La rinosinusitis crónica (SRC) es una enfermedad inflamatoria local crónica con una incidencia relativamente alta. La prevalencia general de SRC fue del 8,0% en siete ciudades de China continental (Shi et al. 2015 ). Una vez que el SRC se vuelve refractario y ya no responde a la medicación, la cirugía funcional endoscópica de los senos nasales (FESS) representa la primera opción para el tratamiento quirúrgico (Kaper et al. 2020 ). Minimizar la pérdida de sangre y lograr la visibilidad óptima del campo quirúrgico intraoperatorio son dos determinantes importantes del éxito quirúrgico y el resultado en FESS (Chhabra et al. 2020 ). El manejo hemodinámico perioperatorio puede optimizar las condiciones quirúrgicas, minimizar el sangrado y optimizar los resultados del paciente en FESS (Martin et al.2020). La ansiedad preoperatoria influye en los resultados fisiológicos, incluido el aumento de la frecuencia cardíaca, la disminución de la variabilidad de la frecuencia cardíaca, la recuperación de la presión arterial sistólica después del estrés disminuida y los niveles elevados de cortisol (Epel, 2020 , Landon et al. 2019 ).


Los estudios sobre hipotensión controlada y reducción del sangrado intraoperatorio se centran principalmente en la comparación de la anestesia intravenosa total (TIVA) y la anestesia inhalatoria (IA) (Lu et al. 2020 ) y el uso de fármacos (Chhabra et al. 2020 ). Para minimizar la reacción adversa, el uso de técnicas de curación no invasivas y no farmacéuticas adecuadas puede ser un enfoque adicional. Y las intervenciones psicológicas perioperatorias basados en terapia multidisciplinar han demostrado ser una estrategia efectiva y adecuada (Visioni et al. 2018). Se demostró que la terapia cognitivo-conductual en las intervenciones psicológicas influye positivamente en la modulación de la respuesta al estrés quirúrgico y en la mejora de los resultados quirúrgicos, particularmente en aquellos con características desadaptativas (Villa et al. 2020 ).


La terapia cognitivo-conductual (TCC) es la primera opción recomendada por la FDA para el tratamiento no farmacológico de la depresión y los trastornos de ansiedad, que se centra en corregir la conducta desadaptativa y los pensamientos negativos (Beck, 1964 ). Se ha demostrado que la TCC es factible y aceptable para mejorar los síntomas de depresión o ansiedad, la calidad de vida relacionada con la salud (CVRS) en pacientes sometidos a cirugía (Dao et al. 2011 ). Múltiples barreras impiden que los pacientes sometidos a cirugía mayor acceso al CBT, tales como la escasez de terapeutas entrenados, los altos costos y la falta de accesibilidad en las zonas remotas, que contribuyen a la falta de compromiso del paciente (Cartreine et al. 2010). La terapia cognitivo-conductual asistida por computadora (cCBT) se ha desarrollado como una psicoterapia eficaz y parece prometedora para superar las barreras en los entornos médicos. cCBT se ha sugerido como un tratamiento alternativo atractivo al tratamiento cara a cara, que es un modelo de intervención de salud mental remota y presenta sesiones estructuradas de CBT a través de una interfaz de computadora o aplicación de teléfono inteligente (Carlbring et al. 2018 ). Los resultados generales de la RCT sugieren que la cCBT puede ser un tratamiento eficaz para la depresión y la ansiedad por la salud en la atención primaria (Andrews et al. 2018 ). Además, puede ser un tratamiento complementario útil para afecciones somáticas con ansiedad y depresión (Wright et al.2018). Sin embargo, la implementación de cCBT para mejorar las emociones negativas y la angustia somática asociada con la cirugía es limitada. Hay pocos informes de estudios sobre la intervención de cCBT en pacientes con FESS.


En consecuencia, el presente estudio tuvo como objetivo realizar un ECA para probar la eficacia de un programa de cCBT recientemente desarrollado para mejorar los parámetros psicológicos y físicos en comparación con una condición de control emparejada. Las hipótesis del estudio son las siguientes: los pacientes del grupo CCBT expresarán una percepción subjetiva más satisfactoria y mostrarán indicaciones objetivas a favor del tratamiento y la rehabilitación que el grupo control, como menos ansiedad preoperatoria, depresión postoperatoria, insomnio, cortisol y hemodinámica más estable (PA y FC).


Métodos

Diseño del estudio

El presente estudio fue un ensayo prospectivo, aleatorizado, controlado y simple ciego con un brazo experimental (grupo CCBT) y un brazo control (grupo UC). Los participantes fueron asignados a uno de dos grupos de acuerdo con la tabla de números aleatorios: cinco sesiones de cCBT o educación para la salud basada en la atención habitual. Los participantes fueron reclutados en el Departamento de Otorrinolaringología a través del Primer Hospital de la Universidad Médica de Shanxi del 20 de septiembre de 2019 al 10 de enero de 2020. El paciente, el anestesiólogo y el cirujano fueron asignados a ciegas a los grupos de estudio. Los cirujanos estaban formados por dos equipos a los que se les asignó la tarea de forma aleatoria. El anestesiólogo es un médico especializado cuyo tiempo de trabajo clínico es superior a 10 años y responsable de la anestesia de todos los participantes.


Técnica de anestesia

La vía de anestesia fue TIVA con parálisis de rutina e intubación endotraqueal. La anestesia se indujo con midazolam (0,03 mg / kg), etomidato (0,3 mg / kg), sufentanil (0,5 μg / kg) y cisatracurio (0,15 mg / kg) para facilitar la intubación oral. La anestesia se mantuvo con una infusión continua de infusión de propofol (4 ~ 6 mg / kg / h) y remifentanilo (0,1 ~ 0,3 μg / kg / min) mediante una infusión controlada por objetivo (TCI) para mantener el índice biespectral (BIS) en 40 a 60. Se proporcionó una hipotensión controlada y se ajustó de acuerdo con el sangrado interoperatorio (objetivo: PAS hasta 80 ~ 90 mmHg, presión arterial hasta 50 ~ 70 mmHg, o una disminución hasta 30% de la presión arterial media) (Modir et al.2018). El paciente fue trasladado de la PACU a la sala general, si la puntuación de Steward se evaluó> = 4 (o la puntuación de Aldrete modificada era> = 9) (Sun et al.2017 ).


Técnica quirúrgica

Después de la inducción de la anestesia general, se aplicaron anestesia local y epinefrina 1: 1000 compresas de algodón empapadas en la cavidad nasal durante 5 a 10 minutos para reducir el sangrado. La técnica quirúrgica consistió en etmoidectomía bilateral anterior y posterior con meatotomía media bilateral según la técnica de Messerklinger desarrollada por el profesor Walter Messerklinger, en la que solo se extirparon las lesiones del Complejo Ostiomeatal (OMC) sin dañar la mucosa de los senos nasales (Kane, 2020 ).


Participantes

Los criterios de inclusión fueron los siguientes: (1) entre 18 y 60 años; (2) programado para someterse a FESS dentro de una semana; (3) la anestesia general puede ser aceptable como forma de anestesia; (4) grados I y II de la Sociedad Estadounidense de Anestesiólogos (ASA); (5) estar dispuesto a responder los cuestionarios y participar en las intervenciones. Los criterios de exclusión incluyeron los siguientes: (1) diagnóstico de antecedentes definitivos de enfermedad psiquiátrica, abuso / dependencia de sustancias dentro de los 12 meses anteriores a la inscripción; (2) someterse a una cirugía que se pospuso por más de una semana o se cambió a una cirugía de emergencia; (3) actualmente recibe algún tratamiento psiquiátrico o psicológico, incluida la medicación psiquiátrica; (4) la puntuación ≥ 20 en la Escala de Depresión del Cuestionario de Salud del Paciente (PHQ-9) o el riesgo de suicidio (5) los que tenían enfermedades cardiovasculares y respiratorias graves.


Medidas y resultados

Los participantes fueron identificados y confirmados a partir de listas de planes quirúrgicos por el Sistema de Historia Clínica Electrónica. Luego, fueron abordados por investigadores y se obtendría el consentimiento informado por escrito de acuerdo con los requisitos éticos antes de cualquier procedimiento de estudio. Los participantes que cumplieron con los criterios de inclusión fueron inscritos y evaluados para recopilar información demográfica y datos de referencia. Dos miembros del personal del estudio estaban cegados para recopilar y analizar datos por separado.


Las características basales incluyeron sexo, edad, educación, diagnóstico principal, tipo de cirugía y clasificación de la anestesia. Las medidas basales (ansiedad, depresión, insomnio, hormonas del estrés, signos vitales) se recogieron al día siguiente de la hospitalización (antes de la intervención: T1). El estado de ansiedad, hormonas del estrés y signos vitales se obtuvieron de los pacientes 1 h antes de la cirugía (T2). La depresión, el insomnio y los signos vitales se reevaluaron a las 48 h postoperatorias (T3). Una vez completadas todas las intervenciones, se volvieron a evaluar la ansiedad, la depresión, el insomnio y los signos vitales a las 96 h posoperatorias (T4). Y los participantes completaron una encuesta de satisfacción sobre los servicios de enfermería antes del alta. Se registró la duración de la cirugía, la anestesia y la unidad de cuidados postanestésicos (PACU).


El Inventario de Ansiedad Estado-Rasgo (STAI) fue desarrollado por Spielberger CD y Gorsuch RL (Spielberger et al. 1983 ). El Inventario de Ansiedad Estatal (SAI) evalúa el estado actual de ansiedad en un momento particular y el Inventario de Ansiedad de Rasgos (TAI) evalúa aspectos relativamente estables de la "propensión a la ansiedad" (Spielberger et al. 1983 ). Estas escalas fueron confiables y el alfa de Cronbach = 0,80 y 0,85 para SAI y TAI para la muestra actual. Estudios anteriores mostraron que una puntuación de SAI> 37 se consideraba ansiedad moderada y grave (Pan et al., 2018 ).


La Escala de Depresión del Cuestionario de Salud del Paciente-9 (PHQ-9) puede establecer el grado de gravedad de los síntomas depresivos (Kroenke et al. 2001 ). Obtuvimos un valor de α de Cronbach de 0,80 para la muestra actual. La Escala de Insomnio de Atenas (AIS) fue desarrollada por Soldatos para cuantificar la dificultad del sueño según los criterios de la CIE-10 (Soldatos et al. 2000 ). El α de Cronbach fue de 0,90 para la muestra actual. La puntuación PHQ-9> 4 y la puntuación AIS> 5 se consideraron un estado de corte clínico de depresión o insomnio (Kroenke et al. 2001 , Soldatos et al. 2003 ).


Recolectamos sangre venosa de una parte de los participantes (60/100) entre las 6:00 am y las 8:00 am para analizar el cortisol sérico y la hormona adrenocorticotrópica (ACTH) en T1 y T2 respectivamente. Una sola venopunción recogió 5 ~ 8 ml de sangre en tubos lisos de color púrpura y amarillo (con coagulantes y gel de separación). Los niveles de cortisol y ACTH se midieron mediante ensayo de quimioluminiscencia (CLIA) y micropartículas CLIA.


Intervenciones de estudio


Introducción


Los posibles participantes recibieron una breve introducción sobre el programa de estudio antes de comenzar la intervención de cinco sesiones, especialmente la importancia de la salud mental para la recuperación postoperatoria. Los pacientes hospitalizados elegibles que estaban dispuestos a participar fueron registrados y mantenidos en contacto por el personal del estudio.


Intervención del programa CCBT


El nuevo programa cCBT denominado “terapia psicosomática cognitivo-conductual asistida por computadora durante el período perioperatorio (CPCBT-Period)” fue desarrollado y optimizado en base a la recuperación mejorada después de la cirugía (ERAS), la educación de enfermería y la teoría de la TCC. El grupo CCBT recibió la intervención cCBT optimizada además de la atención habitual. El cCBT es un programa informático no basado en Internet que incluye el registro y la terapia realizada en un entorno médico. El programa se basa en elementos de condición-cirugía y TCC, que constaba de cinco sesiones, y cada sesión tardaba unos 20 minutos en completarse. El tiempo de preparación preoperatoria suele ser de solo 3 (± 1) días para los pacientes con FESS, ya que el tiempo de admisión y recuperación postoperatoria es de aproximadamente 7 (± 2) días. Los tiempos de intervención son 2 días y 1 día antes de la cirugía y 2 días, 3 días y 4 días después de la cirugía. Todas las sesiones finalizarían antes del alta. Los participantes del grupo CCBT ingresaron su información en el programa y el primer tratamiento se administró poco después del registro. Cada sesión comienza iniciando sesión en el número de admisión. La próxima vez que inicie sesión, continuará el tratamiento individualizado. Los módulos de tratamiento dentro del programa incluyeron terapia cognitiva, consolidación cognitiva y terapia de relajación conductual. Los contenidos de la educación perioperatoria fueron revisados ​​y aprobados por especialistas en enfermería clínica que eran únicos y personalizados para los pacientes quirúrgicos. Los componentes principales del módulo de terapia cognitiva incluyeron los siguientes: Cada sesión comienza iniciando sesión en el número de admisión. La próxima vez que inicie sesión, continuará el tratamiento individualizado. Los módulos de tratamiento dentro del programa incluyeron terapia cognitiva, consolidación cognitiva y terapia de relajación conductual. Los contenidos de la educación perioperatoria fueron revisados ​​y aprobados por especialistas en enfermería clínica que eran únicos y personalizados para los pacientes quirúrgicos. Los componentes principales del módulo de terapia cognitiva incluyeron los siguientes: Cada sesión comienza iniciando sesión en el número de admisión. La próxima vez que inicie sesión, continuará el tratamiento individualizado. Los módulos de tratamiento dentro del programa incluyeron terapia cognitiva, consolidación cognitiva y terapia de relajación conductual. Los contenidos de la educación perioperatoria fueron revisados ​​y aprobados por especialistas en enfermería clínica que eran únicos y personalizados para los pacientes quirúrgicos. Los componentes principales del módulo de terapia cognitiva incluyeron los siguientes: Los contenidos de la educación perioperatoria fueron revisados ​​y aprobados por especialistas en enfermería clínica que eran únicos y personalizados para los pacientes quirúrgicos. Los componentes principales del módulo de terapia cognitiva incluyeron los siguientes: Los contenidos de la educación perioperatoria fueron revisados ​​y aprobados por especialistas en enfermería clínica que eran únicos y personalizados para los pacientes quirúrgicos. Los componentes principales del módulo de terapia cognitiva incluyeron los siguientes:


Sesión 1: Preparación psicológica preoperatoria;


Sesión 2: Preparación física preoperatoria e introducción al entorno quirúrgico;


Sesión 3: Manejo del dolor postoperatorio, insomnio y antitrombos;


Sesión 4: Ejercicio y dieta postoperatorios;


Sesión 5: Educación sobre los pasos posteriores al alta hospitalaria.


El módulo de terapia conductual incluyó entrenamiento relajante, como ejercicio relajante imaginativo, relajación muscular progresiva, ejercicios de respiración, ejercicio relajante para dormir y una exploración corporal de meditación de atención plena. A continuación, se proporcionaron tareas como consolidación cognitiva para que los participantes respondieran preguntas en forma de juego, en el que las preguntas sirvieron como revisión del módulo de terapia cognitiva anterior. El módulo de terapia cognitiva y el módulo de terapia conductual se presentaron a través de video. Los contenidos y el diseño fueron revisados ​​y aprobados por psicoterapeutas.


Intervención de cuidados habituales

En el grupo de CU, a los pacientes se les administró la atención de rutina FESS realizada de acuerdo con el Manual de Cuidados Perioperatorios y Consenso sobre ERAS (Chen Bing, 2018 ). Para emparejar el grupo CCBT, los participantes asignados al azar a esta afección, incluidas cinco sesiones, se centraron en la educación sobre la enfermedad, la cirugía, la anestesia y la enfermería posoperatoria. Estas sesiones se desarrollaron en consulta con especialistas en enfermería clínica. El personal del estudio administró a los participantes una sesión informativa verbal de 20 minutos por sesión. Los temas incluyeron la introducción de enfermedades y cirugías; preparación psicológica y física preoperatoria; atención posoperatoria de enfermedades; actividades y dieta después de la cirugía; y educación sobre los pasos posteriores al alta hospitalaria.


Análisis de los datos

Para tener una diferencia superior a 5 en los niveles medios de ansiedad estatal entre los grupos utilizados PASS11.0, estimamos un tamaño de muestra de 46 pacientes por brazo según el valor anterior de la desviación estándar σ = 10 (Ruffinengo et al. 2009 ). Teniendo en cuenta una tasa de abandono del 10%, finalmente se incluyeron aproximadamente 50 casos por grupo.


Los análisis de los resultados fueron realizados por IBM SPSS Statistics, versión 23.0 (2010 SPSS Inc., IBM Company, Armonk, NY, EE. UU.). Se utilizaron estadísticas descriptivas (porcentajes, medias y desviaciones estándar [DE]) para resumir las características iniciales de los participantes y las puntuaciones en las medidas de autoinforme. Se realizaron pruebas de chi-cuadrado y t de Student para probar las diferencias entre grupos. Los modelos ANOVA de medidas repetidas se realizaron para analizar los cambios desde el inicio en las medidas de resultado. Se utilizaron intervalos medianos e intercuartílicos para describir los datos de distribución no normal (satisfacción) y se utilizó la prueba de suma de rangos de Wilcoxon para las comparaciones entre grupos. Todas las pruebas fueron bilaterales y la significación estadística se estableció en p <0,05.


https://perioperativemedicinejournal.biomedcentral.com/articles/10.1186/s13741-021-00195-3


Estas empresas ya viven en el metaverso de Zuckerberg

El Meta sueño prevé empresas enteras que operan en un mundo virtual. Muchos hicieron el cambio hace años, con resultados mixtos. METAVERSO D...