Intervención psicológica clínica a través de Internet




Desde el punto de vista técnico el antecedente más inmediato lo constituyen las intervenciones médicas y psicológicas mediante el teléfono, como por ejemplo los "teléfonos de la esperanza".

En el nivel más básico de la intervención (y evaluación) psicológica clínica a través de Internet se encuentran las guías de autoayuda que proliferan en multitud de portales dedicados a la salud en general y a la salud mental en particular. Su valor e interés es muy diverso; hay que prestar atención a la fuente para tener una idea de la fiabilidad de la información que se ofrece. 

Existen también recursos para la evaluación psicológica y la administración de tests a distancia, orientación y terapia psicológica por correo electrónico, foros y chats, y grupos de soporte mediante comunicación asíncrona o en tiempo real.

Las principales ventajas y limitaciones de la intervención a través de Internet guardan relación con el tipo de acción que se pretenda realizar. 

Todas aquellas intervenciones para las que resulta imprescindible la información no verbal encuentran serias dificultades para llevarse a cabo por Internet, aunque es una cuestión de tiempo que eso cambie: cuando se puedan transmitir señales de audio y vídeo en tiempo real con calidad suficiente. 

En aquellas otras situaciones en que esa clase de señales no resultan relevantes, o en que pueden ser incluso fuente de ruido o distorsión, Internet se convierte en un medio con ciertas ventajas; por ejemplo, un tratamiento mediante comunicación escrita facilita análisis más exhaustivos del componente verbal, lo cual puede ser de gran utilidad para realizar una reestructuración cognitiva, desarrollar una terapia racional emotiva o aplicar técnicas de resolución de problemas.

La flexibilidad espacial y temporal es otra ventaja claramente asociada a la intervención a través de Internet. 

No es necesario que psicólogo y cliente coincidan en un mismo espacio y tiempo, lo que permite acceder con mayor facilidad al consejo del especialista a personas con dificultades para desplazarse hasta la consulta por diferentes motivos. 

En determinados trastornos como la agorafobia, fobia social, en personas con déficit de conductas asertivas, etc., los contactos iniciales pueden ser más fáciles para el paciente si se realizan a distancia. 

Las sesiones pueden archivarse y ser revisadas en profundidad por el mismo o por otro especialista. La invisibilidad del terapeuta puede favorecer la confidencialidad; el paciente puede verse así menos tenso, avergonzado o atemorizado que en una relación cara a cara, lo que favorece la fiabilidad en el relato de los síntomas. 

Otras ventajas vienen dadas por la utilización de Internet, no ya para sustituir a la intervención presencial, sino como complemento de esta. 

Los diferentes canales de comunicación facilitados por Internet suponen nuevos recursos para la comunicación entre el psicólogo y el cliente fuera de las horas de consulta. Se hacen posibles contactos mucho más frecuentes y seguimientos más estrechos, que serían muy difíciles de otro modo.

Las peculiaridades de este nuevo medio para la intervención psicológica clínica hacen que se deba prestar especial atención a consideraciones éticas y deontológicas. 

En este sentido, el Colegio de Psicólogos de Cataluña ha sido pionero, ya que ha elaborado las primeras propuestas de regulación. 

Tal como indica en su informe sobre el tema, la intervención psicológica a través de Internet ha de garantizar como mínimo el mismo nivel de confidencialidad, privacidad y consentimiento informado que la presencial. 

Debe prestarse especial atención al problema de la seguridad en la transmisión y almacenamiento de los datos. Este es un problema común a cualquier actividad que se realice a través de Internet y su resolución depende no sólo de la voluntad del terapeuta y el paciente sino también de cuestiones técnicas como la viabilidad de cifrar los mensajes. 

La competencia profesional debe ser garantizada; es necesario disponer de procedimientos que permitan el conocimiento por parte del paciente de la identidad del terapeuta, su titulación y capacitación profesional y la posibilidad de contrastarlos; y también es necesario establecer los mecanismos que se requieren para asegurar la calidad de los servicios prestados.

Debo decirles, que tras dedicar cierto tiempo al estudio de estos temas, estoy convencido de la necesidad de mantenerse actualizado en ellos, no sólo por interés y conveniencia personal, sino también por responsabilidad profesional. 

Las tecnologías de la información y la comunicación van a estar cada vez más presentes en nuestras vidas. Renunciar a ellas es, además de poco razonable, imposible.

Herramienta pionera de psicoterapia asistida por ordenador


ActiveCalm Libre de Ansiedad. Terapia asistida por computador/ordenador para los trastornos de ansiedad


Informe para las personas que sufren ansiedad, fobias, pánico-agorafobia en Castellano:
ActivCalm CBT  el más innovador tratamiento para los trastornos de ansiedad, se encuentra ya disponible en Español.
El más efectivo  y  económico  tratamiento para la ansiedad,  pánico y agorafobia en Hispanoamérica,  es una novedosa  aplicación web interactiva. En su versión más sofisticada  incluye psicoterapia cara a cara y biofeedback.
-         Económico
-         Desde cualquier lugar con  conexión a internet
-         Ahorra tiempo
-         Absolutamente privado  y  confidencial
-         Efectividad y eficacia demostrada a través de decenas de investigaciones científicas

Además
-         Funciona como si asistieras a la consulta del más competente psicólogo
-         Los resultados y la mejora durante el proceso terapéutico son presentados en forma gráfica
-         Actualizado en base a las últimas investigaciones y métodos utilizados en evaluación de resultados
-         Decenas de ensayos clínicos dan cuenta que la terapia cognitivo conductual por internet es efectiva, ahorra tiempo y es económica
-         Posibilidad de obtener apoyo psicológico durante todo el programa

Al comprar la licencia del programa tú obtienes

-         El más moderno tratamiento actualmente disponible  para la ansiedad, pánico y agorafobia
-         Ocho módulos con conocimientos actualizados sobre los trastornos de ansiedad y la manera de aliviarlos
-         Una aplicación interactiva y multimedia que incluye texto y audio
-         Un curso de ocho semanas prorrogables a doce
-         En cada módulo hay una parte de información y una parte de ejercicios
-         Los cambios son presentados en forma de evolución gráfica
-         Existe la posibilidad de obtener apoyo psicológico y biofeedback.
-         Acceso al material en formato pdf

         Investigaciones sobre la TCC asistida por ordenador para la   ansiedad:
Algunos estudios clínicos y meta- análisis de TCC computarizada en atención primaria aquí
Algunas investigaciones sobre la TCC asistida por ordenador para Ansiedad y Pánico aquí

e-terapia.com CONCLUSIÓN


A diferencia de planes de trabajo para una sola entidad, este plan requiere la alineación de los múltiples actores con intereses distintos, pero complementarios. 

Aunque es desafiante, las metas se pueden llegar a alcanzar. Las universidades, la industria y el gobierno son los jugadores más importantes, y cualquiera de ellos puede tomar el liderazgo. 

En la actualidad, los mayores obstáculos para la introducción de las intervenciones informáticas en los Estados Unidos están relacionados con la política y el comercio, no la ciencia o la tecnología. Si el camino está despejado para las industrias de la terapia a distancia y tratamientos autodirigidos para crecer en este país, las iniciativas de formación y la investigación seguirá.

Algunos profesionales se han sentido amenazados y han expresado su preocupación de que tratamientos autodirigidos pueden ponerlos fuera del negocio. Sin embargo, en las palabras de la informática médica pionera Warner Slack, "Cualquier médico que puede ser sustituido por un ordenador debe ser malo". 

Con o sin tratamientos autodirigidos, nos estamos moviendo hacia un mundo de mayor autonomía del paciente y de la responsabilidad en las decisiones de tratamiento están siendo desplazadas de la oficina del terapeuta a la casa del paciente. 

Si los casos menos complejos pueden ser tratados con el tiempo con menos terapeutas, y quizás incluso sin ponerse en contacto con un médico, da espacio a los médicos de ver los pacientes más difíciles (e interesante). Las listas de espera se recortan, los pacientes se empoderan y los principales obstáculos de el acceso a EBTs, tales como el costo, el estigma, la logística y la disponibilidad y la formación de terapeutas, se reducirían.

e-terapia.com INDUSTRIA



Las empresas comerciales y socios de la industria del cuidado de la salud podrían proporcionar EBTs a través de computadores en una escala que sería imposible de lograr de otra manera, lo que resulta en grandes beneficios para la salud pública.

Programas de Tratamiento Autodirigido
La necesidad de ampliar el acceso a EBTs para los problemas de salud mental en los Estados Unidos es clara, y los programas de tratamientos autodirigidos ofrecen un medio prometedor para difundirlos. Sin embargo, la industria se ve limitada por tres factores principales:

(1) el gran desembolso de capital inicial necesario para desarrollar y evaluar los programas,

(2) un mercado incierto para los productos, y

(3) la incertidumbre sobre la exposición potencial de la responsabilidad corporativa a través de defectos en el software o mala práctica por el médico a los usuarios.

En cuanto al desembolso de capital inicial, comparar la inversión para construir y evaluar un programa de tratamiento autodirigido en vez de un nuevo programa para terapia cara a cara. Considerando que la fase de desarrollo de un nuevo tratamiento para la entrega cara a cara por lo general consiste en escribir un manual de tratamiento detallado, el cual es sólo el punto de partida para los tratamientos autodirigidos.

Varias personas de distintas profesiones están involucradas en el desarrollo de programas interactivos, lo que representa un costo sustancial en mano de obra calificada. 

Más allá del desarrollo, sin embargo, el gasto de funcionamiento de los ensayos clínicos es alto. 

Aunque los terapeutas no deben ser contratados para implementar el tratamiento, el personal calificado necesario para coordinar los ensayos y los participantes, corregir los errores del programa, y ​​mantener bases de datos para todos, además de los estadísticos y los investigadores clínicos implicados. Estos costos iniciales y recurrentes no son fácilmente asumidos por las pequeñas empresas.

Las becas de investigación, las fuentes comunes de financiación para el desarrollo del programa, con más frecuencia se otorgan a las universidades -creando una desconexión, desde el primer momento, en la cadena de desarrollo a precios de mercado. 

El simple hecho es que en las universidades rara vez la comercialización de los programas de tratamiento de autodirigidos se desarrollan. Las universidades están en el negocio de la educación y la investigación, no de la comercialización y la distribución del producto. 

El reto es hacer una transición exitosa de la investigación trasnacional en la clínica académica de modelos sostenibles que apoyan una amplia difusión en la comunidad. Idealmente, los socios de la industria que adquirirán prototipos de investigación de las universidades, para mejorarlas y evaluarlas, y luego difundirlas. 

Lo que normalmente sucede, en cambio, es que el software de tratamiento sigue siendo encerrado en instituciones con las políticas de propiedad intelectual que impiden la comercialización como una estrategia de difusión, con la consecuencia de que los socios de la industria no buscan compañeros. 

Incluso cuando socios de la industria se encuentran, pueden resistirse a la inversión en el desarrollo y la evaluación necesaria para poner los programas en el mercado, los ingresos de los modelos siguen siendo muy inciertos. El resultado global es que los prototipos prometedores de investigación a menudo se debilitan y mueren en las computadoras de la universidad. Los investigadores dependiente de concesión y financiación no tienen más remedio que pasar a la siguiente estudio.


Otras opciones de financiamiento de desarrollo existen, como la Beca Federal de Pequeños Negocios Innovadores y el programa de Contrato. Estos mecanismos de financiación han apoyado muchos trabajos en el campo, lo que permite a muchas empresas establecerlos. Sin embargo, puede ser un reto para las pequeñas empresas encontrar los canales de distribución rentables para sus programas. Algunas organizaciones que desarrollan el tratamiento o los programas de capacitación pueden  distribuirlas, aunque su penetración en el mercado y su alcance es probable que sea pequeño. Grandes infraestructuras son necesarias para difundir los productos, y estas infraestructuras tienen poco en común con el desarrollo y el lado de evaluación de llevar un producto al mercado.


Otra opción es para los desarrolladores buscar el respaldo de grandes empresas, como la reciente adquisición of HealthMedia por Johnson & Johnson. 

Este tipo de empresas grandes, en particular farmacéuticas, pueden estar dispuestas a financiar directamente la investigación y el desarrollo como un medio para complementar sus negocios. El arriesgar capital puede ser otra opción, sin embargo, en la experiencia de los autores, los inversores tienden a estar más interesados ​​en programas de tratamiento autodirigidos sólo después de que se construyó y validó. Ellos rara vez están dispuestos a invertir en tecnologías incipientes en el campo.

En la construcción de un modelo de ingresos, la primera pregunta a formular es: ¿quién se beneficiará de estos programas? La respuesta incluye sin duda al usuario del programa (cuya salud mental puede mejorar), pero también puede incluir a los empleadores (a través del aumento de la productividad), a las compañías de seguros (aunque implica una  disminución del tipo cara a cara), a las organizaciones que manejan enfermedades (a través de reducir los costos de atención por paciente), a los patrocinados por el gobierno en los programas de salud (a través de la reducción de costos y un mayor acceso a la atención), a los organismos gubernamentales (por ejemplo, el Departamento de Defensa y la NASA, a través de un mejor éxito de la misión), a los sindicatos o asociaciones profesionales (para servir a los miembros proporcionando programas de tratamientos autodirigidos como un beneficio), a la justicia penal del sistema (a través de reducción de las reincidencias) e incluso a la economía de los EE.UU. (a través de aumento del producto interno bruto).

La siguiente pregunta en la construcción de un modelo de ingresos son: ¿quién estará dispuesto a pagar por los programas de tratamiento autodirigidos? Las respuestas a "¿Quién se beneficiará?" Puede proporcionar un punto de partida. 

Algunos consumidores pagarán de su bolsillo por estos servicios, a partir de observaciones de los autores, sin embargo, parece ser difícil basar las ventas de un negocio directamente a los consumidores de los programas de tratamientos autodirigidos, a pesar de su potencial beneficio. La publicidad en los sitios Web puede resultar en un flujo de ingresos, aunque es poco probable que proporcione el apoyo suficiente para las empresas. Otros modelos de negocios y otros contribuyentes se necesitan.

Las compañías de seguros o las organizaciones de gestión de la salud pueden pagar por los programas de tratamientos autodirigidos, con la esperanza de reducir el costo de la atención a sus equipos. 

No está claro, sin embargo, si los recursos de los programas de tratamientos autodirigidos van a funcionar como una estrategia de desvío temporal o, en cambio, ofrecen una puerta de entrada para que las personas entren al tratamiento que de otra manera no podrían solicitar. La Asistencia al Empleado, programas y organizaciones de gestión de la enfermedad son otros posibles compradores de estos tratamientos. Sin embargo, no todo el mundo utiliza estas organizaciones, y es necesario que haya una mejor en la manera de ofrecer estos servicios a las personas que se beneficiarían de ellos.

A pesar del cliente (es decir, quién paga) la construcción de un buen programa puede no ser suficiente. Programas independientes son poco probables de que tenga éxito en el comercio a menos que se agrupan en sistemas con una interfaz de usuario integrado que aborde las comorbilidades comunes de comportamiento, como ansiedad, trastorno de estrés postraumático, insomnio, dolor crónico y abuso de sustancias. 

Un comprador, como por ejemplo una compañía de seguros, es poco probable que compre estos programas de diferentes fabricantes debido a la dificultad y el coste de la integración de ellos (sin la cual, la experiencia de usuario final es probable que sea insatisfactorio). 

Ejemplos de tales sistemas de paquetes ajustados:  LifeOptions Group y HealthMedia,  y un sistema que está siendo desarrollado para la NASA (incluyendo programas autodirigidos para la detección y la autogestión de la depresión, la ansiedad y los conflictos interpersonales) . 

No obstante, un éxito y un modelo de negocio sostenible para los programas de tratamiento autodirigido requerirán una base de datos para demostrar la calidad clínica y costo-efectividad de cada programa, es decir, que son EBTs.

Los modelos de negocios más exitosos para el despliegue de los tratamientos autodorogodos se puede encontrar en el extranjero, donde los gobiernos ofrecen programas como un bien público. Países como los Países Bajos y el Reino Unido han hecho que estos programas parte de una inversión en la salud mental pública que puede reducir los costes de utilización médica y mejorar la productividad del personal.

Desarrolladores para vender licencias a los distritos de salud, con fines de lucro y de reunir capital para mejorar los programas y desarrollar otros nuevos. 

En el Reino Unido, tratamientos innovadores son evaluados por el Instituto Nacional de Salud y la Excelencia Clínica. Ese instituto recientemente ha evaluado y aprobado dos programas computarizados CBT (Beating the Blues para la depresión leve a moderada y FearFighter para el pánico y la fobia) para su inclusión entre los tratamientos aprobados para la depresión y la ansiedad en el Servicio Nacional de Salud.

Si el cuidado de la salud y la legislación de reformas se aprobará en los Estados Unidos y si fuera compatible con el acceso universal a EBTs de problemas de salud mental, podría estimular la industria de tratamiento dirigido. No sólo se ayudará a los Estados Unidos a ponerse al día con otros países en esta tecnología, pero también podría convertirse en un exportador de programas.

Los programas pueden ser personalizados para las lenguas y culturas nacionales, manteniendo la misma funcionalidad básica, permitiendo un mayor retorno de la inversión inicial de desarrollo.

Una iniciativa federal para generar programas de tratamiento autodirigido disponibles para todos los miembros de los sectores públicos y a través de Internet, de programas de juegos de consola, de teléfonos móviles y otros dispositivos, podrían crear un mercado fuerte para los desarrolladores.

Y en vez de hacer, dispone de un conjunto estático de los programas de tratamiento autodirigido. 

El gobierno podría animar a los desarrolladores para competir y para crear los programas mejores y más atractivos, y más eficaces.

De manera más general, si un mercado accesible se anima, puede crear; el crecimiento de la ciencia y la industria de programas de tratamiento autodirigido se aceleraría. El público se beneficiaría, a su vez, de EBTs que de otro modo no tienen acceso a ellos.

Terapia a Distancia

Terapeutas a distancia pueden atraer a una población diferente de pacientes de los que buscan tratamientos en vivo. Ya sea debido al estigma, la logística, o la disponibilidad local de los terapeutas, los pacientes potenciales de los terapeutas a distancia probablemente de otra manera no solicitarían ni obtendrían la atención que necesitan. Sin embargo, la industria de la terapia a distancia es minúscula. En parte, es frenada por las cuestiones de política descritas anteriormente, pero también se ven frenados por la falta de opciones de pagos de terceros.

Dos modelos de negocio para la terapia a distancia se han convertido en los Estados Unidos: la práctica independiente y los profesionales independientes suelen tener grados de master o capacitaciones de nivel doctoral en "centros de llamadas.". 

Algunas de ellas ofrecen este tipo de terapia como una parte importante de su trabajo, aunque parece que muchos lo hacen como una actividad secundaria. 

Dado que uno puede trabajar desde su casa durante las horas libres, es una manera conveniente de practicar a la vez que mantiene un horario flexible. 

Para los profesionales independientes los sitios Web con llaves de seguridad disponibles proporcionan los canales seguros de comunicación, junto con la publicidad, programación y soporte de facturación. El pago es casi siempre de su bolsillo o por los consumidores, en el envío a través de estándares de comercio electrónico (medio de PayPal, tarjetas de crédito, etc.).

La credibilidad es un factor que va en contra de la terapia a distancia y los practicantes independientes. Una búsqueda en Internet de la "terapia a distancia" a su vez, no sólo a menciona a los proveedores con licencia, sino también a "Los terapeutas de vidas pasadas", "terapeutas Primal Scream", "cristal" terapeutas y otras personas que practican tratamientos de dudosa validez. 

Por otra parte, el nuevo campo de "coaching" (entrenamiento/asesoramiento) está en línea en todas partes, por lo general no regulado, requiere poca capacitación y se confunde fácilmente con la terapia y los líderes consejeros. 

En la industria del coaching, sin embargo, están comenzando a establecer los niveles de formación y organizaciones de acreditación. Por último, tal y como declaró Heinlen y sus colegas de terapia a distancia, pocos los son sitios Web que siguen todas las directrices profesionales que se requieren de los terapeutas en vivo, y el abandono del paciente puede ser un problema importante, ya que aproximadamente el 37% de los sitios Web en línea el asesoramiento desaparece al cabo de ocho meses de su establecimiento. 

Si la confianza no está ahí, el público no va a venir, y los contribuyentes más importantes no participarán. Aplicar y hacer cumplir las políticas de reglamentación, en consecuencia, es fundamental para el crecimiento de la industria. Los consumidores y las fuentes de referencia tienen que ser capaces de identificar de renombre, los médicos calificados y licenciados.

Suponiendo que la confianza es las normas actuales y profesional se hacen cumplir, la gente todavía no vendrá si no se lo puede permitir. Pagar de su bolsillo es viable sólo si las cuotas para la terapia a distancia son bajas (lo cual es improbable) o el cliente pueda pagarlo (lo que excluye a un gran segmento de la población). 

La terapia a distancia no está cubierta en gran medida por las compañías de seguros, Medicaid, o Medicare. Las personas que pagan de forma directa la terapia reciben cuatro veces menos el tratamiento de salud mental que aquellos que no pagan. Aunque las personas de escasos recursos buscan la ayuda de los terapeutas a distancia cuando están en peligro, es probable que no reciban una dosis suficiente de una EBT. Los estudios clínicos y la rentabilidad en las poblaciones de Medicare y Medicaid son necesarios para permitir la los contribuyentes más importantes determinar si se debe apoyar este modelo de atención y la evolución.

Si Medicare lleva a cabo un proyecto de demostración y los resultados son convincentes, se podría  dar lugar a un código de procedimiento y  cobertura para estas terapia en condiciones circunscritas, con otras aseguradoras a continuación, que podrían seguir su ejemplo.

Otro modelo de negocio para la terapia a distancia es la suscripción a "centros de llamados" o servicios de asesoramiento por parte de entidades tales como grandes empresas; las organizaciones de gestión de enfermedades, programas de asistencia a empleados subcontratados o naciones enteras. 

En este modelo, los consumidores pueden acceder a los terapeutas en vivo a través de teléfono, correos electrónicos, chat en línea, mensajes de texto, o de otra cualidad. Las llamadas se dirigen a una ubicación central o a una oficina y luego se conecta a los terapeutas, que pueden estar en las instalaciones o fuera. En algunos lugares, los servicios son considerados como "coaching" en vez de clínica, sin embargo, la línea entre estos conceptos es borrosa en la práctica. 

Las más grandes empresas que ofrecen estos servicios parecen estar en el extranjero y tienen contratos con el gobierno para proporcionar servicios a toda la población, como LifeLine de Nueva Zelanda e Interapy de los Países Bajos. 

En al menos dos empresas han establecido una práctica de coaching a distancia en los Estados Unidos para proporcionar servicios a sus clientes, que son principalmente las compañías de seguros y las grandes corporaciones.

Suponiendo que el obstáculo de la licencia interestatal para practicar la terapia a distancia se puede superar, se puede imaginar centros de terapia a distancia especializados en EBTs en particular, de forma análoga a las prácticas especializadas que se encuentran en algunos centros médicos. 

Por ejemplo, uno podría centrarse en EBTs para la depresión, otro de los trastornos de ansiedad, y otra el abuso de sustancias en adelante, con la coordinación entre los terapeutas y centros. Estos centros podrían estar asociados con los programas de investigación para garantizar la vigencia de los tratamientos y podría proporcionar una fuente de ingresos para apoyar la investigación.

Hitos
Los proyectos de demostración de tratamientos autodirigidos a una población de pacientes definidos.  A  un corto plazo de expectativa razonables es que los Centros para Servicios de Medicare y Medicaid, el Departamento de Defensa, o de la Administración de Veteranos va a pagar por proyectos de demostración para determinar si el acceso a los tratamientos autodirigidos pueden mejorar el acceso y la calidad, producir buenos resultados clínicos, y ahorrar dinero. Si tienen éxito estos proyectos sería un primer paso en el movimiento de las organizaciones y compañías de seguros, al pago de los tratamientos autodirigidos.

Puesta en marcha de un conjunto de prueba de los programas de tratamiento de autodirigidos como un bien público. Ya sea de forma independiente o como consecuencia de proyectos de demostración con éxito como se describió anteriormente, un conjunto limitado de programas en la línea de los que están siendo desarrollado para la NASA, podría ser puesto a disposición del público, permitiendo que la reacción global y la utilización de ellos, pueda ser medida. En forma limitada, se podría ofrecer al público  acceso sin costo a los tratamientos autodirigidos patrocinados por el gobierno a través de los sitios Web y las intervenciones de teléfonos móviles.

Tratamientos autodirigidos integrados en los registros médicos electrónicos. Como los registros médicos electrónicos se convierten en herramientas para que los proveedores y los pacientes se comuniquen entre sí y accededan a la información, que podría ampliarse para proporcionar acceso directo a las intervenciones conductuales. Las iniciativas de financiamiento de la Oficina de la Coordinadora Nacional para la Tecnología de Información en Salud ya se han puesto en marcha para avanzar en el "uso significativo" de los registros médicos electrónicos (por ejemplo, proporcionar a los pacientes con información en formato electrónico, acerca de sus condiciones). La incorporación de los tratamientos autodirigidos podría ser un siguiente paso.

Aplicación de las regulaciones nacionales para la práctica de la terapia a distancia. Los conjuntos iniciales de las directrices para la terapia a distancia ya han sido propuestas por las organizaciones profesionales, incluyendo la American Psychological Association, la American Counseling Association y la Sociedad Internacional de Salud Mental en Línea. Estas directrices, sin embargo,  no regulan la práctica de la terapia a distancia. Dado que las leyes de Estado son difíciles de interpretar y hacer cumplir a la distancia ya que la terapia puede ser fácilmente llevado a cabo a través de líneas estatales. Es la regulación federal lo que se necesita, lo que fomentará el crecimiento de esta industria.

Proyecto de demostración sobre la terapia a distancia dentro de una población de pacientes definido. Al igual que con los tratamientos autodirigidos, un proyecto de demostración dentro de los Centros para Medicare y Servicios de Medicaid, el Departamento de Defensa, o de la Administración de Veteranos podría evaluar el beneficio del tratamiento a distancia. Si las pruebas demuestran de manera convincente que los servicios basados ​​en la evidencia del comportamiento de telesalud mejoran la atención al tiempo que reduce los costos, las aseguradoras probablemente considerarán el uso de los códigos de procedimiento que permitan el reembolso de dichos servicios. Hasta el pago a terceros para la terapia a distancia está disponible y va a ser un canal importante de difusión de EBTs.

e-terapia Terapia a Distancia



Los profesionales que desean implantar terapias a distancias también se topan con problemas de políticas en los Estados Unidos, particularmente en relación al traspaso de los límites de cada estado. 

Con el arribo de la teleenfermería y la telemedicina, los campos de la enfermería y la medicina ya han comenzado a abordar esta cuestión. Veinticuatro estados han adherido al Pacto de Enfermería de licencia, a través del cual una enfermera con licencia puede practicar en cualquiera de esos. 

Dentro de la medicina, un consenso general entre los estados es que la telemedicina se practica cuando el paciente, no el médico, se encuentra fuera de los límites. 

La política podría presentar problemas incluso para los proveedores tradicionales de cuidado de la salud, sin embargo, por ejemplo, cuando un paciente llama con un problema médico y está en otro estado. Parece poco probable que el proveedor por ética se niegue a hablar con el individuo, realizar una evaluación y hacer recomendaciones sólo porque el paciente estaba llamando a través de líneas estatales. Por otra parte, el profesional de la salud ni siquiera sabe de qué estado la paciente está llamando, a menos que el paciente lo mencione. Otras profesiones de ayuda, incluyendo psicólogos y consejeros, todavía tienen que tomar decisiones con respecto a la licencia y la terapia a distancia.

Como a partir de esto la locación geográfica del tratamiento no puede ser verificada, otro sistema es necesario desarrollar para asegurar que el profesional está ejerciendo donde está licenciado para hacerlo. Una forma de alcanzar esa meta será a través de un sistema nacional de licenciaturas para profesionales de telesalud (o todas). Algunas preguntas sobre el ejercer a través de las líneas de los estados incluyen:
-          
¿La terapia no prestada a distancia se produce cuando el proveedor es el que el paciente se encuentra?

-          ¿Qué pasa si el paciente vive en el estado donde se licencia el terapeuta, pero los registros en el sitio web de la terapia son de otro estado? ¿qué pasa si un paciente le envía un correo electrónico a su terapeuta mientras viaja en bus, tren o avión y no sabe en qué estado está actualmente?

-          En la terapia a distancia asincrónica, ¿la terapia ocurre cuando el terapeuta aprieta “enviar” o cuando el paciente aprieta “abrir”? ¿cómo puede el terapeuta controlar en dónde el paciente lee el mensaje (para controlar donde la terapia está ocurriendo)? ¿Es factible y ético restringir a los pacientes entrar a la web desde otras locaciones?

-          ¿Es el bienestar del paciente trabajado por un terapeuta que no puede interactuar con él desde ciertos estados o países?

Además de las preguntas sobre cómo definir el alcance geográfico de la licencia de un proveedor de salud, se especula sobre la necesidad de regular a los terapeutas a distancia. 

En la actualidad, no existe una certificación de la formación necesaria para llevar a cabo el tratamiento a distancia, y puede ser una cuestión empírica si el entrenamiento especial es necesario en absoluto. En la actualidad, sin embargo, es el "salvaje oeste" de la terapia en línea: revisiones recientes de los sitios Web de terapia en línea indican que la mayoría no falla en proveer información acerca de las licencias profesionales (o incluso sus nombres y formaciones), no discuten los límites de confidencialidad, y no proporcionan un proceso de consentimiento informado a los padres de los menores que recibirán  tratamiento (menores de 18 años de edad). 

El consumidor desinformado puede terminar su elección basándose únicamente en la apariencia de la página web, dejando el campo libre a que cualquiera pueda ejercer en línea, incluso aquellos que en persona no tienen las capacidades. Una sociedad ya ha formado a sus profesionales para proporcionar tratamientos a través de Internet: La Sociedad Internacional de Salud Mental en Línea, que ha propuesto estándares de la práctica para mejorar la calidad de la atención.

La Agencia para la Investigación y Calidad ya ha apoyado TCC asistida por un ordenador como una "intervención que merece su consideración", y otras naciones -incluyendo  el Reino Unido, Nueva Zelanda y los Países Bajos- han dado pasos más grandes para hacer que las intervenciones basadas en un ordenador (tanto los tratamientos autodirigidos y  terapias a través de Internet) esten a disposición de sus poblaciones. 

Dado que las políticas están hechas para reducir las barreras y promover la difusión de las intervenciones asistidas por ordenadores, la industria puede diseñar e implementar soluciones para que estos recursos lleguen a las personas que pueden beneficiarse de ellos.

Hitos

Pautas de responsabilidad de productos para los programas de tratamientos  autodirigidos. En el esfuerzo por difundir los tratamientos asistidos por un ordenador, la  responsabilidad frente al producto y el temor a los litigios es el telar más grande. La capacidad de medir y protegerse del riesgo legal es crucial.
Control de calidad o certificación de los programas de tratamientos autodirigidos. Algunos indican que es necesario -uno que sea inmediatamente reconocible por los consumidores y profesionales de la salud, y que sea difícil de falsificar- para identificar los programas que han cumplido con los estándares de evaluación para entregar EBTs para varios problemas de salud mental.
Licencia profesional que permita ejercer terapias a distancia a través de líneas estatales. En la actualidad, ya que los terapeutas a distancia por lo general ni siquiera conocen la ubicación geográfica precisa de sus clientes, fácilmente se puede llegar la práctica a través de líneas estatales sin siquiera darse cuenta. Nuevos estándares geográficos se necesitan.
La certificación profesional de los terapeutas a distancia. El control de calidad es necesario para la terapia a distancia, tal como es necesario para los programas de tratamiento autodirigidos. Los programas acreditados de formación y pistas especiales podrían satisfacer esta necesidad.

e-terapia.com Programas de Tratamientos Autodirigios



La responsabilidad del producto es una pregunta abierta para los programas de tratamientos autodirigidos asistidos por computador. Mientras que profesionales de la salud pueden ser considerados responsables si el paciente recibe atención inadecuada, autores de libros de autoayuda no se hacen responsables si no se proporcionan consejos útiles. En el peor de los casos, una persona que está deprimida podría cometer suicidio mientras lee un libro de autoayuda, tal vez después de reconocer la ideación suicida en un cuestionario del libro. 

Es poco probable que la familia del lector prevalezca en una demanda por negligencia, alegando que su ser querido estaba bajo el cuidado del libro y que el libro o su autor no tomó las medidas adecuadas para intervenir. 

Si los desarrolladores de programas informáticos interactivos se realizarán a un estándar superior, si un programa de computadora pudiera notificar a una persona de ideas de suicidio de un usuario ¿debería hacerlo? 

Y si es así, 

¿notificar a quién? 

¿Es este tema restrictivo del uso de los programas de tratamiento autodirigidos a los centros de atención de salud, aun cuando pudieran ser utilizados con eficacia por uno mismo sin supervisión? 

¿Es la eficacia de un programa de tratamiento autodirigido más parecido a un medicamento de venta libre o de un medicamento con receta

¿Hay en las características de un programa de tratamiento asistido por una computadora que desencadenan la aplicación de Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), por tanto de las políticas que regulan el uso de dispositivos médicos o de software?

Donde los programas de tratamientos autodirigidos y sus responsabilidades caen a lo largo del continuo que puede variar de programa en programa. Por un lado, se podría argumentar que una interacción individual con el único programa de ordenador no es  más que una relación de ayuda que un lector de un libro. Por otro lado, si el programa está a la medida, responde "inteligente" a la entrada del usuario, los llama por su nombre, y quizás las guías del usuario están dirigias a través de un carácter amistoso, animado, y personalizado, el usuario puede llegar a sentir o creer que él o ella está en una relación de ayuda, a pesar de que alguien piense lo contrario. 

En efecto, una distinción fundamental entre los libros de autoayuda y los programas de tratamiento autodirigido es el grado en que estos últimos son personalizados y a la medida, lo que aumenta su adopción y el impacto.

Lo que los desarrolladores llaman a los programas de tratamiento de autodirigidos puede no importar. Se pueden etiquetar sus aplicaciones informáticas de "educativo" en lugar de  "terapéutico" en un intento de evitar los problemas de responsabilidad, sin embargo, términos como "apoyado del auto-cuidado" o "auto-asesoramiento", a diferencia del "tratamiento" o la "telemedicina" no son bien definidas en la actualidad. 

La escasa legislación que existe es por lo general no más de un mosaico de decisiones contradictorias, inadecuada orientación, muy lejos desde el punto de tener precedentes legales definitivos. Como alternativa a la lentitud del proceso de desarrollo de la ley a través de casos de litigio, el Congreso podría intervenir y proporcionar un alivio legislativa mediante el establecimiento de las políticas federales vinculadas al reembolso de Medicare para los programas de tratamiento autodirigidos.

La responsabilidad del producto está relacionada con la necesidad de control de calidad. No es difícil para un desarrollador crear una web especializada para elaborar un programa de tratamiento posible de futuro-autodirigido, sin validación científica. El consumidor necesita una manera de identificar el  aceite de serpiente (virus) de la ayuda real, como lo hacen los profesionales de la salud que podrían recomendar estos programas. El Comité Nacional de Aseguramiento de la Calidad ofrece una revisión y acreditación de los programas de manejo de enfermedades, y su proceso de acreditación se podrían adoptar para el uso de programas conductuales de telesalud. 

Los "Sellos de aprobación" son difíciles de aplicar en Internet, sin embargo, ya que los gráficos se pueden copiar y utilizar en los sitios Web no autorizados (por ejemplo, el Better Business Bureau está sellado con frecuencia pirata). Este problema podría resolverse mediante la vinculación de los sitios a la organización de acreditación, con lo que mejoraría la seguridad de los sellos.

Otros números de otras cuestiones reglamentarias federales puedan surgir. Relacionadas tanto con la responsabilidad y el control de calidad, es si el equipo a base programas de tratamientos autodirigidos requerirá la aprobación de la FDA como dispositivos médicos. Un dispositivo médico se define como "un instrumento, aparato, artificio ... destinado a ser utilizada en el diagnóstico de la enfermedad u otras condiciones, o en la cura, alivio, tratamiento o prevención de la enfermedad ... y que no alcance cualquier de sus propósitos previstos primarios a través de la acción química dentro o sobre el cuerpo ". 

Algunos softwares están regulados por la FDA, pero principalmente sólo se utiliza para controlar otros dispositivos médicos. Sería lamentable que la FDA no decidiera a regular programas de autotratamiento, que a menudo se basan en un presupuesto muy reducido, y el proceso de aprobación de la FDA es caro. 

Los altos costos de cumplimiento podría frenar el crecimiento de esta industria naciente. Por último, en los EE.UU. la Comisión de Comercio Internacional también puede tener un interés en los programas de tratamiento autodirigidos, debido a cuestiones relativas a los aranceles y la protección de la propiedad intelectual, la entrega por Internet de programas de tratamientos  autodirigios, así como la terapia basada en la Web, pueden ser importados y exportados al instante. Paralelo al caso de la regulación de la FDA, los aranceles sustanciales o requisitos engorrosos de informes podían contener esta industria.

e-terapia POLITICA


Las agencias gubernamentales de los Estados Unidos, las compañías de seguro, y el público en su conjunto debe decidir si es importante para los servicios de salud mental estar disponibles para todos. 

Si los tratamientos de salud mental son una prioridad, las siguientes preguntas son: ¿qué es lo mejor para ellos y a qué costo, y cómo se puede alcanzar acceso universal? 

La efectividad de varios acercamientos a tratamientos deben ser comparados de alguna manera posible en sus objetivos. Si los tratamientos autodirigidos computarizados y las terapias a distancia son parte las respuestas, se necesitan establecer políticas que hagan de aquellos servicios disponibles para la más grande población posible.

Los costos de implementación y la disrupción de los sistemas existentes ocurrirá con ambos, con la terapia a distancia y el tratamiento autodirigido. Sin embargo, si el acceso a intervenciones computarizadas puede mostrar una mejoría no solo en la salud, sino también un ahorro directo de costos o ahorros de los gastos médicos en compensaciones y una mayor productividad de la plantilla, y luego una amplia difusión y la adopción se producirán. 

Algunos países, principalmente en los Países Bajos y el Reino Unido, ya se están moviendo en la propagación a escala nacional de los tratamientos computarizados, y ellos pueden proporcionar modelos. En algunos grados, las tecnologías revolucionarias y perturbadoras deben adaptarse a las actuales estructuras del sistema de salud, sin embargo, las estructuras existentes deben adaptarse a las nuevas tecnologías también.

Algunas bases de la política ya han sido establecidas para los tratamientos autodirigidos y terapias a distancia en los Estados Unidos, en particular, con respecto a los estándares de  protección de la integridad de los datos y la privacidad del paciente. 

Para que los pacientes y los consumidores confíen en el comportamiento y el sistema de salud a distancia, tienen que creer que la seguridad y la protección de la privacidad son eficaces y fiables. 

Al igual que con todos los sistemas que se basan en los datos proporcionados por el paciente o la información obtenida de los registros electrónicos de salud, la protección de la privacidad y seguridad de la información debe abordarse a través de la adhesión cuidadosa a las regulaciones estatales y federales.

e-terapia Hitos



Programas de entrenamiento para desarrollar y evaluar intervenciones autodirigidas. En el presente, estudiantes graduados que entran al campo de las intervenciones autodirigida asistidas por computador probablemente lo hagan porque tienen acceso a un profesional del área. Un programa de entrenamiento con una maya formal en tratamientos autodirigidos es necesario, así como un maestro por facultad para aquellos que están interesados en aprender el campo.

Programas clínicos de formación para personas que desean proporcionar terapias a distancia. Aprender a entregar estas terapias requiere del desarrollo de conocimiento experto, un conjunto único de habilidades y supervisión apropiada, como cualquier especialista de la salud. Un seminario semanal o cursos cortos no es suficiente para preparar a terapeutas para dirigir las cuestiones éticas y clínicas presentes en los métodos simultáneos o no. Una maya curricular rigurosa y programas de formación son necesarios.

Formación en desarrollo de EBTs a través de terapia a distancia. Médicos que  son competentes en EBTs son un subconjunto de los profesionales. Entrenarlos para desarrollar EBTs a través de medios de comunicación distantes ayudará a los consumidores a superar las barreras de la disponibilidad. A través de terapias a distancia EBTs podría alcanzar un número mayor de personas que lo utilicen.

Hitos
Programas de entrenamiento para desarrollar y evaluar intervenciones autodirigidas. En el presente, estudiantes graduados que entran al campo de las intervenciones autodirigida asistidas por computador probablemente lo hagan porque tienen acceso a un profesional del área. Un programa de entrenamiento con una maya formal en tratamientos autodirigidos es necesario, así como un maestro por facultad para aquellos que están interesados en aprender el campo.
Programas clínicos de formación para personas que desean proporcionar terapias a distancia. Aprender a entregar estas terapias requiere del desarrollo de conocimiento experto, un conjunto único de habilidades y supervisión apropiada, como cualquier especialista de la salud. Un seminario semanal o cursos cortos no es suficiente para preparar a terapeutas para dirigir las cuestiones éticas y clínicas presentes en los métodos simultáneos o no. Una maya curricular rigurosa y programas de formación son necesarios.
Formación en desarrollo de EBTs a través de terapia a distancia. Médicos que  son competentes en EBTs son un subconjunto de los profesionales. Entrenarlos para desarrollar EBTs a través de medios de comunicación distantes ayudará a los consumidores a superar las barreras de la disponibilidad. A través de terapias a distancia EBTs podría alcanzar un número mayor de personas que lo utilicen.



Cómo Chantajean a pacientes de terpia online en finlandia

Ciberseguridad Si no pagas publicamos tus sesiones de terapia: ciberchantaje a miles de pacientes en Finlandia Por M. Victoria S. Nadal Un g...